El principio

El significado del láser en la medicina crece continuamente

Además del uso del láser para cirugía (hard laser) actualmente también cobra cada vez mayor importancia el softlaser.

La introducción de los sistemas más modernos de varios canales (hasta 12 láseres) a comienzos del nuevo siglo revolucionó la terapia láser medicinal, pues los láseres altamente enfocados ('agujas láser') conllevan una profunda penetración y además con la combinación de diversas longitudes de onda láser (láser rojo, infrarrojo, verde y azul) se consiguen variados efectos reparadores en el tejido.

Gracias a la investigación consecuente y al perfeccionamiento técnico los láseres ya pueden ser aplicados directamente dentro del tejido dañado, para permitir un tratamiento más efectivo en los trastornos que no reaccionan a las terapias tradicionales (daños en la columna vertebral, hernias, artrosis articulatoria, etc.).

El uso de la terapia láser intravenosa (¡tratamiento láser de la sangre') conlleva, por el contrario, una energización general, una optimización del metabolismo y un refuerzo del sistema inmunitario y ofrece por lo tanto una posibilidad exitosa de tratamiento de numerosas enfermedades resistentes a las terapias tradicionales.

Los efectos clínicos, probados en numerosos estudios, y la alta aceptación por parte de los pacientes conlleva a la expansión y la ampliación del espectro de tratamientos.

Aplicación indolora de la terapia láser externa
Terapia contra dolor por medio de un aplicador especial
Tratamiento intraarticular
Terapia láser intersticial
Terapia láser intravenosa (tratamiento láser de la sangre)